Otro

Explosión de café deja 90 heridos en España


Una presunta explosión de gas hirió a decenas de personas en un café español

Wikimedia / TMTM

Una explosión en un café en la región de Andalucía de España hirió a 90 personas el sábado por la noche, y las autoridades culpan a una fuga de gas en la cocina.

Decenas de empleados y clientes resultaron heridos en una explosión repentina en un café popular en España el sábado por la noche, durante un festival anual, y las autoridades dicen que probablemente se debió a una fuga de gas.

Según Fox News, la explosión ocurrió en la cocina de un café llamado La Bohemia en Vélez-Málaga, un pequeño pueblo turístico en la región de Andalucía de España que estaba celebrando su festival anual Feria de San Miguel este fin de semana. La explosión ocurrió alrededor de las 7 p.m., y al principio los testigos temieron que se tratara de un atentado terrorista.

Cinco personas resultaron gravemente heridas con quemaduras y heridas graves en la explosión, que voló las paredes y mostradores del bistró. Al menos otras 57 personas resultaron heridas por los escombros voladores y en el pánico resultante de escapar del edificio. Otros fueron tratados por cortes y heridas leves. Las autoridades estiman que 90 personas resultaron heridas en el ataque, pero al parecer nadie ha muerto por las heridas sufridas en el incidente de anoche.


El propietario de Denver que se negó a alquilar a hombres musulmanes llega a un acuerdo por $ 675,000

Compartir este:

DENVER & # 8212 Un arrendador de Denver a quien se le grabó diciéndole a su inquilino que buscara una & # 8220 persona estadounidense & # 8230 como tú y yo & # 8221 para subarrendar su propiedad en lugar de un padre e hijo musulmanes que buscaban abrir su segundo restaurante debe pagar el hombres $ 675,000 en virtud de un acuerdo.

Los tres hombres demandaron el año pasado, generando cobertura de noticias locales y súplicas en línea para boicotear el negocio de la mujer, lo que reflejó la respuesta a los comentarios racistas capturados en cintas o videos en los Estados Unidos en los últimos meses. La atención pública pronto se desvaneció y los abogados dijeron que se dirigían a juicio hasta la noche antes de que comenzara la selección del jurado en Denver.

Las partes finalizaron el acuerdo en abril. Rashad Khan dijo que fue un alivio después de más de un año de revivir su primera experiencia de alguien que se niega a trabajar con él y su padre, Zuned, debido a su fe y raza.

& # 8220Mi papá y yo solo queríamos saber que hay & # 8217 justicia, que ella no puede & # 8217 hacer esto & # 8221, dijo Khan, de 36 años.

La disputa se centró en un edificio en el barrio de Capitol Hill en Denver, rodeado de casas, cafeterías y tiendas de abarrotes.

Craig Caldwell comenzó a alquilar el edificio en un lote de esquina en 2016, pero decidió cerrar su restaurante de pollo frito allí a fines de 2017. Caldwell tuvo que seguir pagando el alquiler por el contrato de arrendamiento de cinco años a menos que pudiera encontrar a alguien que lo subarrendara.

Los Khans parecían su solución. Esperaban abrir un segundo restaurante indio, replicando un modelo rápido e informal que resultó popular en la cercana ciudad de Boulder. Caldwell se vendió después de verificar sus registros financieros, probar las recetas familiares y ver a padre e hijo trabajando en el mostrador de su negocio.

Pero pasaron semanas sin la aprobación del contrato de subarrendamiento por parte del propietario del edificio, Katina Gatchis. Caldwell dijo que se sorprendió cuando la mujer y el hijo de la mujer culpó a los Khans de la fe islámica.

& # 8220 No lo creí, y no pensé que nadie me creería, & # 8221 dijo Caldwell, de 71 años y blanco.

Decidió usar una aplicación de grabación de voz en su teléfono celular durante su próxima conversación con Gatchis. En Colorado, es legal grabar en secreto una conversación si al menos un participante da su consentimiento.

& # 8220¡Persona estadounidense! & # 8221, dijo Gatchis en la grabación, proporcionada a The Associated Press por los abogados de Caldwell & # 8217s. & # 8220Persona estadounidense, necesito. Bien como tú y como yo. & # 8221
Caldwell volvió a verla unos días después. Esperaba que Gatchis cambiara de opinión, pero ella siguió insistiendo en una grabación de esa conversación.

& # 8220 Traen a todos los musulmanes del Medio Oriente, y luego tengo un problema por aquí, bam boom, bam boom, & # 8221, dijo.

Los abogados de Gatchis no devolvieron mensajes telefónicos o de correo electrónico en busca de comentarios sobre las grabaciones y el acuerdo. En un documento judicial presentado en marzo, dijeron que Gatchis admitió haber hecho las declaraciones & # 8220 y que las grabaciones son precisas & # 8221.

Gatchis reconoció en el documento que ella & # 8220 discriminó ilegalmente & # 8221 a la empresa Khans & # 8217, pero dijo que Caldwell no podía subarrendarlos sin su aprobación bajo los términos de su contrato de arrendamiento original.

Caldwell llevó las grabaciones de Gatchis a su abogado comercial. Remitió a Caldwell al abogado de Denver Qusair Mohamedbhai, cuya firma a menudo maneja reclamos de discriminación y otros casos de derechos civiles. Mohamedbhai dijo que demostrar la discriminación a menudo es difícil y le dio crédito a Caldwell por hablar.

& # 8220Las empresas en Colorado y en todo el país deben saber que estas leyes están en los libros, son altamente aplicables y que si discriminan, la gente se enfrentará a ellas y les dirá que está mal & # 8221 Mohamedbhai.

La Comisión de Derechos Civiles de Colorado, que investiga las quejas de discriminación, no rastrea incidentes por religiones o razas específicas. Según su informe anual más reciente, la comisión recibió 96 quejas de discriminación por motivos de religión y 432 quejas por motivos de raza durante el último año fiscal.

Khan dijo que su padre no parecía sorprendido por los comentarios de Gatchis, pero que él mismo estaba conmocionado.

& # 8220 Solo para mirar mi nombre y asumir todo en mi vida, todo lo que soy, & # 8221, dijo. & # 8220 Estaba enojado, estaba decepcionado. Empecé a tener un poco de dudas sobre mí mismo. De alguna manera se te mete en la mente: ¿Quién más está pensando en estas cosas? ¿Es ella la única? & # 8221


El propietario de Denver que se negó a alquilar a hombres musulmanes llega a un acuerdo por $ 675,000

Compartir este:

DENVER & # 8212 Un arrendador de Denver a quien se le grabó diciéndole a su inquilino que buscara una & # 8220 persona estadounidense & # 8230 como tú y yo & # 8221 para subarrendar su propiedad en lugar de un padre e hijo musulmanes que buscaban abrir su segundo restaurante debe pagar el hombres $ 675.000 en virtud de un acuerdo.

Los tres hombres demandaron el año pasado, generando cobertura de noticias locales y súplicas en línea para boicotear el negocio de la mujer, lo que reflejó la respuesta a los comentarios racistas capturados en cintas o videos en los Estados Unidos en los últimos meses. La atención pública pronto se desvaneció y los abogados dijeron que se dirigían a juicio hasta la noche antes de que comenzara la selección del jurado en Denver.

Las partes finalizaron el acuerdo en abril. Rashad Khan dijo que fue un alivio después de más de un año de revivir su primera experiencia de alguien que se niega a trabajar con él y su padre, Zuned, debido a su fe y raza.

& # 8220Mi papá y yo solo queríamos saber que hay & # 8217 justicia, que ella no puede & # 8217 hacer esto & # 8221, dijo Khan, de 36 años.

La disputa se centró en un edificio en el barrio de Capitol Hill en Denver, rodeado de viviendas, cafeterías y tiendas de abarrotes.

Craig Caldwell comenzó a alquilar el edificio en un lote de esquina en 2016, pero decidió cerrar su restaurante de pollo frito allí a fines de 2017. Caldwell tuvo que seguir pagando el alquiler por el contrato de arrendamiento de cinco años a menos que pudiera encontrar a alguien que lo subarrendara.

Los Khans parecían su solución. Esperaban abrir un segundo restaurante indio, replicando un modelo rápido e informal que resultó popular en la cercana ciudad de Boulder. Caldwell se vendió después de verificar sus registros financieros, probar las recetas familiares y ver a padre e hijo trabajando en el mostrador de su negocio.

Pero pasaron semanas sin la aprobación del contrato de subarrendamiento por parte del propietario del edificio, Katina Gatchis. Caldwell dijo que se sorprendió cuando la mujer y el hijo de la mujer culpó a los Khans de la fe islámica.

& # 8220 No lo creí, y no pensé que nadie me creería, & # 8221 dijo Caldwell, de 71 años y blanco.

Decidió usar una aplicación de grabación de voz en su teléfono celular durante su próxima conversación con Gatchis. En Colorado, es legal grabar en secreto una conversación si al menos un participante da su consentimiento.

& # 8220¡Persona estadounidense! & # 8221, dijo Gatchis en la grabación, proporcionada a The Associated Press por los abogados de Caldwell & # 8217s. & # 8220Persona estadounidense, necesito. Bien como tú y como yo. & # 8221
Caldwell volvió a verla unos días después. Esperaba que Gatchis cambiara de opinión, pero ella siguió insistiendo en una grabación de esa conversación.

& # 8220 Traen a todos los musulmanes del Medio Oriente, y luego tengo un problema por aquí, bam boom, bam boom, & # 8221, dijo.

Los abogados de Gatchis no devolvieron mensajes telefónicos o de correo electrónico en busca de comentarios sobre las grabaciones y el acuerdo. En un documento judicial presentado en marzo, dijeron que Gatchis admitió haber hecho las declaraciones & # 8220 y que las grabaciones son precisas & # 8221.

Gatchis reconoció en el documento que ella & # 8220 discriminó ilegalmente & # 8221 a la empresa Khans & # 8217, pero dijo que Caldwell no podía subarrendarlos sin su aprobación bajo los términos de su contrato de arrendamiento original.

Caldwell llevó las grabaciones de Gatchis a su abogado comercial. Remitió a Caldwell al abogado de Denver Qusair Mohamedbhai, cuya firma a menudo maneja reclamos de discriminación y otros casos de derechos civiles. Mohamedbhai dijo que demostrar la discriminación a menudo es difícil y le dio crédito a Caldwell por hablar.

& # 8220Las empresas en Colorado y en todo el país deben saber que estas leyes están en los libros, son altamente aplicables y que si discriminan, la gente se enfrentará a ellas y les dirá que está mal & # 8221 Mohamedbhai.

La Comisión de Derechos Civiles de Colorado, que investiga las quejas de discriminación, no rastrea incidentes por religiones o razas específicas. Según su informe anual más reciente, la comisión recibió 96 quejas de discriminación por motivos de religión y 432 quejas por motivos de raza durante el último año fiscal.

Khan dijo que su padre no parecía sorprendido por los comentarios de Gatchis, pero que él mismo estaba conmocionado.

& # 8220 Solo para mirar mi nombre y asumir todo en mi vida, todo lo que soy, & # 8221, dijo. & # 8220 Estaba enojado, estaba decepcionado. Empecé a tener un poco de dudas sobre mí mismo. De alguna manera se te mete en la mente: ¿Quién más está pensando estas cosas? ¿Es ella la única? & # 8221


El propietario de Denver que se negó a alquilar a hombres musulmanes llega a un acuerdo por $ 675,000

Compartir este:

DENVER & # 8212 Un propietario de Denver que fue grabado diciéndole a su inquilino que buscara una & # 8220 persona estadounidense & # 8230 buena como tú y yo & # 8221 para subarrendar su propiedad en lugar de que un padre e hijo musulmanes que buscan abrir su segundo restaurante deben pagar el hombres $ 675,000 en virtud de un acuerdo.

Los tres hombres demandaron el año pasado, generando cobertura de noticias locales y súplicas en línea para boicotear el negocio de la mujer, lo que reflejó la respuesta a los comentarios racistas capturados en cintas o videos en los Estados Unidos en los últimos meses. La atención pública pronto se desvaneció y los abogados dijeron que se dirigían a juicio hasta la noche antes de que comenzara la selección del jurado en Denver.

Las partes finalizaron el acuerdo en abril. Rashad Khan dijo que fue un alivio después de más de un año de revivir su primera experiencia de alguien que se niega a trabajar con él y su padre, Zuned, debido a su fe y raza.

& # 8220Mi papá y yo solo queríamos saber que hay & # 8217 justicia, que ella no puede & # 8217 hacer esto & # 8221, dijo Khan, de 36 años.

La disputa se centró en un edificio en el barrio de Capitol Hill en Denver, rodeado de viviendas, cafeterías y tiendas de abarrotes.

Craig Caldwell comenzó a alquilar el edificio en un lote de esquina en 2016, pero decidió cerrar su restaurante de pollo frito allí a fines de 2017. Caldwell tuvo que seguir pagando el alquiler por el contrato de arrendamiento de cinco años a menos que pudiera encontrar a alguien que lo subarrendara.

Los Khans parecían su solución. Esperaban abrir un segundo restaurante indio, replicando un modelo informal rápido que resultó popular en la cercana ciudad de Boulder. Caldwell se vendió después de verificar sus registros financieros, probar las recetas familiares y ver a padre e hijo trabajando en el mostrador de su negocio.

Pero pasaron semanas sin la aprobación del contrato de subarrendamiento por parte del propietario del edificio, Katina Gatchis. Caldwell dijo que se sorprendió cuando la mujer y el hijo de la mujer culpó a los Khans de la fe islámica.

& # 8220 No lo creí, y no pensé que nadie me creería, & # 8221 dijo Caldwell, de 71 años y blanco.

Decidió usar una aplicación de grabación de voz en su teléfono celular durante su próxima conversación con Gatchis. En Colorado, es legal grabar en secreto una conversación si al menos un participante da su consentimiento.

& # 8220¡Persona estadounidense! & # 8221, dijo Gatchis en la grabación, proporcionada a The Associated Press por los abogados de Caldwell & # 8217s. & # 8220Persona estadounidense, necesito. Bien como tú y como yo. & # 8221
Caldwell volvió a verla unos días después. Esperaba que Gatchis cambiara de opinión, pero ella siguió insistiendo en una grabación de esa conversación.

& # 8220 Traen a todos los musulmanes del Medio Oriente, y luego tengo un problema por aquí, bam boom, bam boom, & # 8221, dijo.

Los abogados de Gatchis no devolvieron mensajes telefónicos o de correo electrónico en busca de comentarios sobre las grabaciones y el acuerdo. En un documento judicial presentado en marzo, dijeron que Gatchis admitió haber hecho las declaraciones & # 8220 y que las grabaciones son precisas & # 8221.

Gatchis reconoció en el documento que ella & # 8220 discriminó ilegalmente & # 8221 a la empresa Khans & # 8217, pero dijo que Caldwell no podía subarrendarlos sin su aprobación bajo los términos de su contrato de arrendamiento original.

Caldwell llevó las grabaciones de Gatchis a su abogado comercial. Remitió a Caldwell al abogado de Denver Qusair Mohamedbhai, cuya firma a menudo maneja reclamos de discriminación y otros casos de derechos civiles. Mohamedbhai dijo que demostrar la discriminación a menudo es difícil y le dio crédito a Caldwell por hablar.

& # 8220Las empresas en Colorado y en todo el país deben saber que estas leyes están en los libros, son altamente aplicables y que si discriminan, la gente se enfrentará a ellas y les dirá que está mal & # 8221 Mohamedbhai.

La Comisión de Derechos Civiles de Colorado, que investiga las quejas de discriminación, no rastrea incidentes por religiones o razas específicas. Según su informe anual más reciente, la comisión recibió 96 quejas de discriminación por motivos de religión y 432 quejas por motivos de raza durante el último año fiscal.

Khan dijo que su padre no parecía sorprendido por los comentarios de Gatchis, pero que él mismo estaba conmocionado.

& # 8220 Solo para mirar mi nombre y asumir todo en mi vida, todo lo que soy, & # 8221, dijo. & # 8220 Estaba enojado, estaba decepcionado. Empecé a tener un poco de dudas sobre mí mismo. De alguna manera se te mete en la mente: ¿Quién más está pensando en estas cosas? ¿Es ella la única? & # 8221


El propietario de Denver que se negó a alquilar a hombres musulmanes llega a un acuerdo por $ 675,000

Compartir este:

DENVER & # 8212 Un arrendador de Denver a quien se le grabó diciéndole a su inquilino que buscara una & # 8220 persona estadounidense & # 8230 como tú y yo & # 8221 para subarrendar su propiedad en lugar de un padre e hijo musulmanes que buscaban abrir su segundo restaurante debe pagar el hombres $ 675.000 en virtud de un acuerdo.

Los tres hombres demandaron el año pasado, generando cobertura de noticias locales y súplicas en línea para boicotear el negocio de la mujer, lo que reflejó la respuesta a los comentarios racistas capturados en cintas o videos en los Estados Unidos en los últimos meses. La atención pública pronto se desvaneció y los abogados dijeron que se dirigían a juicio hasta la noche antes de que comenzara la selección del jurado en Denver.

Las partes finalizaron el acuerdo en abril. Rashad Khan dijo que fue un alivio después de más de un año de revivir su primera experiencia de alguien que se niega a trabajar con él y su padre, Zuned, debido a su fe y raza.

& # 8220Mi papá y yo solo queríamos saber que hay & # 8217 justicia, que ella no puede & # 8217 hacer esto & # 8221, dijo Khan, de 36 años.

La disputa se centró en un edificio en el barrio de Capitol Hill en Denver, rodeado de casas, cafeterías y tiendas de abarrotes.

Craig Caldwell comenzó a alquilar el edificio en un lote de esquina en 2016, pero decidió cerrar su restaurante de pollo frito allí a fines de 2017. Caldwell tuvo que seguir pagando el alquiler por el contrato de arrendamiento de cinco años a menos que pudiera encontrar a alguien que lo subarrendara.

Los Khans parecían su solución. Esperaban abrir un segundo restaurante indio, replicando un modelo rápido e informal que resultó popular en la cercana ciudad de Boulder. Caldwell se vendió después de verificar sus registros financieros, probar las recetas familiares y ver a padre e hijo trabajando en el mostrador de su negocio.

Pero pasaron semanas sin la aprobación del contrato de subarrendamiento por parte del propietario del edificio, Katina Gatchis. Caldwell dijo que se sorprendió cuando la mujer y el hijo de la mujer culpó a los Khans de la fe islámica.

& # 8220 No lo creí, y no pensé que nadie me creería, & # 8221 dijo Caldwell, de 71 años y blanco.

Decidió usar una aplicación de grabación de voz en su teléfono celular durante su próxima conversación con Gatchis. En Colorado, es legal grabar en secreto una conversación si al menos un participante da su consentimiento.

& # 8220¡Persona estadounidense! & # 8221, dijo Gatchis en la grabación, proporcionada a The Associated Press por los abogados de Caldwell & # 8217s. & # 8220Persona estadounidense, necesito. Bien como tú y como yo. & # 8221
Caldwell volvió a verla unos días después. Esperaba que Gatchis cambiara de opinión, pero ella siguió insistiendo en una grabación de esa conversación.

& # 8220 Traen a todos los musulmanes del Medio Oriente, y luego tengo un problema por aquí, bam boom, bam boom, & # 8221, dijo.

Los abogados de Gatchis no devolvieron mensajes telefónicos o de correo electrónico en busca de comentarios sobre las grabaciones y el acuerdo. En un documento judicial presentado en marzo, dijeron que Gatchis admitió haber hecho las declaraciones & # 8220 y que las grabaciones son precisas & # 8221.

Gatchis reconoció en el documento que ella & # 8220 discriminó ilegalmente & # 8221 a la empresa Khans & # 8217, pero dijo que Caldwell no podía subarrendarlos sin su aprobación bajo los términos de su contrato de arrendamiento original.

Caldwell llevó las grabaciones de Gatchis a su abogado comercial. Remitió a Caldwell al abogado de Denver Qusair Mohamedbhai, cuya firma a menudo maneja reclamos de discriminación y otros casos de derechos civiles. Mohamedbhai dijo que demostrar la discriminación a menudo es difícil y le dio crédito a Caldwell por hablar.

& # 8220Las empresas en Colorado y en todo el país deben saber que estas leyes están en los libros, son altamente aplicables y que si discriminan, la gente se enfrentará a ellas y les dirá que está mal & # 8221 Mohamedbhai.

La Comisión de Derechos Civiles de Colorado, que investiga las quejas de discriminación, no rastrea incidentes por religiones o razas específicas. Según su informe anual más reciente, la comisión recibió 96 quejas de discriminación por motivos de religión y 432 quejas por motivos de raza durante el último año fiscal.

Khan dijo que su padre no parecía sorprendido por los comentarios de Gatchis, pero que él mismo estaba conmocionado.

& # 8220 Solo para mirar mi nombre y asumir todo en mi vida, todo lo que soy, & # 8221, dijo. & # 8220 Estaba enojado, estaba decepcionado. Empecé a tener un poco de dudas sobre mí mismo. De alguna manera se te mete en la mente: ¿Quién más está pensando estas cosas? ¿Es ella la única? & # 8221


El propietario de Denver que se negó a alquilar a hombres musulmanes llega a un acuerdo por $ 675,000

Compartir este:

DENVER & # 8212 Un arrendador de Denver a quien se le grabó diciéndole a su inquilino que buscara una & # 8220 persona estadounidense & # 8230 como tú y yo & # 8221 para subarrendar su propiedad en lugar de un padre e hijo musulmanes que buscaban abrir su segundo restaurante debe pagar el hombres $ 675.000 en virtud de un acuerdo.

Los tres hombres demandaron el año pasado, generando cobertura de noticias locales y súplicas en línea para boicotear el negocio de la mujer, lo que reflejó la respuesta a los comentarios racistas capturados en cintas o videos en los Estados Unidos en los últimos meses. La atención pública pronto se desvaneció y los abogados dijeron que se dirigían a juicio hasta la noche antes de que comenzara la selección del jurado en Denver.

Las partes finalizaron el acuerdo en abril. Rashad Khan dijo que fue un alivio después de más de un año de revivir su primera experiencia de alguien que se niega a trabajar con él y su padre, Zuned, debido a su fe y raza.

& # 8220Mi papá y yo solo queríamos saber que hay & # 8217 justicia, que ella no puede & # 8217 hacer esto & # 8221, dijo Khan, de 36 años.

La disputa se centró en un edificio en el barrio de Capitol Hill en Denver, rodeado de viviendas, cafeterías y tiendas de abarrotes.

Craig Caldwell comenzó a alquilar el edificio en un lote de esquina en 2016, pero decidió cerrar su restaurante de pollo frito allí a fines de 2017. Caldwell tuvo que seguir pagando el alquiler por el contrato de arrendamiento de cinco años a menos que pudiera encontrar a alguien que lo subarrendara.

Los Khans parecían su solución. Esperaban abrir un segundo restaurante indio, replicando un modelo rápido e informal que resultó popular en la cercana ciudad de Boulder. Caldwell se vendió después de verificar sus registros financieros, probar las recetas familiares y ver a padre e hijo trabajando en el mostrador de su negocio.

Pero pasaron semanas sin la aprobación del contrato de subarrendamiento por parte del propietario del edificio, Katina Gatchis. Caldwell dijo que se sorprendió cuando la mujer y el hijo de la mujer culpó a los Khans de la fe islámica.

& # 8220 No lo creí, y no pensé que nadie me creería, & # 8221 dijo Caldwell, de 71 años y blanco.

Decidió usar una aplicación de grabación de voz en su teléfono celular durante su próxima conversación con Gatchis. En Colorado, es legal grabar en secreto una conversación si al menos un participante da su consentimiento.

& # 8220¡Persona estadounidense! & # 8221, dijo Gatchis en la grabación, proporcionada a The Associated Press por los abogados de Caldwell & # 8217s. & # 8220Persona estadounidense, necesito. Bien como tú y como yo. & # 8221
Caldwell volvió a verla unos días después. Esperaba que Gatchis cambiara de opinión, pero ella siguió insistiendo en una grabación de esa conversación.

& # 8220 Traen a todos los musulmanes del Medio Oriente, y luego tengo un problema por aquí, bam boom, bam boom, & # 8221, dijo.

Los abogados de Gatchis no devolvieron mensajes telefónicos o de correo electrónico en busca de comentarios sobre las grabaciones y el acuerdo. En un documento judicial presentado en marzo, dijeron que Gatchis admitió haber hecho las declaraciones & # 8220 y que las grabaciones son precisas & # 8221.

Gatchis reconoció en el documento que ella & # 8220 discriminó ilegalmente & # 8221 a la empresa Khans & # 8217, pero dijo que Caldwell no podía subarrendarlos sin su aprobación bajo los términos de su contrato de arrendamiento original.

Caldwell llevó las grabaciones de Gatchis a su abogado comercial. Remitió a Caldwell al abogado de Denver Qusair Mohamedbhai, cuya firma a menudo maneja reclamos de discriminación y otros casos de derechos civiles. Mohamedbhai dijo que demostrar la discriminación a menudo es difícil y le dio crédito a Caldwell por hablar.

& # 8220Las empresas en Colorado y en todo el país deben saber que estas leyes están en los libros, son altamente aplicables y que si discriminan, la gente se enfrentará a ellas y les dirá que está mal & # 8221 Mohamedbhai.

La Comisión de Derechos Civiles de Colorado, que investiga las quejas de discriminación, no rastrea incidentes por religiones o razas específicas. Según su informe anual más reciente, la comisión recibió 96 quejas de discriminación por motivos de religión y 432 quejas por motivos de raza durante el último año fiscal.

Khan dijo que su padre no parecía sorprendido por los comentarios de Gatchis, pero que él mismo estaba conmocionado.

& # 8220 Solo para mirar mi nombre y asumir todo en mi vida, todo lo que soy, & # 8221, dijo. & # 8220 Estaba enojado, estaba decepcionado. Empecé a tener un poco de dudas sobre mí mismo. De alguna manera se te mete en la mente: ¿Quién más está pensando en estas cosas? ¿Es ella la única? & # 8221


El propietario de Denver que se negó a alquilar a hombres musulmanes llega a un acuerdo por $ 675,000

Compartir este:

DENVER & # 8212 Un arrendador de Denver a quien se le grabó diciéndole a su inquilino que buscara una & # 8220 persona estadounidense & # 8230 como tú y yo & # 8221 para subarrendar su propiedad en lugar de un padre e hijo musulmanes que buscaban abrir su segundo restaurante debe pagar el hombres $ 675.000 en virtud de un acuerdo.

Los tres hombres demandaron el año pasado, generando cobertura de noticias locales y súplicas en línea para boicotear el negocio de la mujer, lo que reflejó la respuesta a los comentarios racistas capturados en cintas o videos en los Estados Unidos en los últimos meses. La atención pública pronto se desvaneció y los abogados dijeron que se dirigían a juicio hasta la noche antes de que comenzara la selección del jurado en Denver.

Las partes finalizaron el acuerdo en abril. Rashad Khan dijo que fue un alivio después de más de un año de revivir su primera experiencia de alguien que se niega a trabajar con él y su padre, Zuned, debido a su fe y raza.

& # 8220Mi papá y yo solo queríamos saber que hay & # 8217 justicia, que ella no puede & # 8217 hacer esto & # 8221, dijo Khan, de 36 años.

La disputa se centró en un edificio en el barrio de Capitol Hill en Denver, rodeado de viviendas, cafeterías y tiendas de abarrotes.

Craig Caldwell comenzó a alquilar el edificio en un lote de esquina en 2016, pero decidió cerrar su restaurante de pollo frito allí a fines de 2017. Caldwell tuvo que seguir pagando el alquiler por el contrato de arrendamiento de cinco años a menos que pudiera encontrar a alguien que lo subarrendara.

Los Khans parecían su solución. Esperaban abrir un segundo restaurante indio, replicando un modelo informal rápido que resultó popular en la cercana ciudad de Boulder. Caldwell se vendió después de verificar sus registros financieros, probar las recetas familiares y ver a padre e hijo trabajando en el mostrador de su negocio.

Pero pasaron semanas sin la aprobación del contrato de subarrendamiento por parte del propietario del edificio, Katina Gatchis. Caldwell dijo que se sorprendió cuando la mujer y el hijo de la mujer culpó a los Khans de la fe islámica.

& # 8220 No me lo creí, y no pensé que nadie me creería, & # 8221 dijo Caldwell, de 71 años y blanco.

Decidió usar una aplicación de grabación de voz en su teléfono celular durante su próxima conversación con Gatchis. En Colorado, es legal grabar en secreto una conversación si al menos un participante da su consentimiento.

& # 8220¡Persona estadounidense! & # 8221, dijo Gatchis en la grabación, proporcionada a The Associated Press por los abogados de Caldwell & # 8217s. & # 8220Persona estadounidense, necesito. Bien como tú y como yo. & # 8221
Caldwell volvió a verla unos días después. Esperaba que Gatchis cambiara de opinión, pero ella siguió insistiendo en una grabación de esa conversación.

& # 8220 Traen a todos los musulmanes del Medio Oriente, y luego tengo un problema por aquí, bam boom, bam boom, & # 8221, dijo.

Los abogados de Gatchis no devolvieron mensajes telefónicos o de correo electrónico en busca de comentarios sobre las grabaciones y el acuerdo. En un documento judicial presentado en marzo, dijeron que Gatchis admitió haber hecho las declaraciones & # 8220 y que las grabaciones son precisas & # 8221.

Gatchis reconoció en el documento que ella & # 8220 discriminó ilegalmente & # 8221 a la empresa Khans & # 8217, pero dijo que Caldwell no podía subarrendarlos sin su aprobación bajo los términos de su contrato de arrendamiento original.

Caldwell llevó las grabaciones de Gatchis a su abogado comercial. Remitió a Caldwell al abogado de Denver Qusair Mohamedbhai, cuya firma a menudo maneja reclamos de discriminación y otros casos de derechos civiles. Mohamedbhai dijo que demostrar la discriminación a menudo es difícil y le dio crédito a Caldwell por hablar.

& # 8220Las empresas en Colorado y en todo el país deben saber que estas leyes están en los libros, son altamente aplicables y que si discriminan, la gente se enfrentará a ellas y les dirá que está mal & # 8221 Mohamedbhai.

La Comisión de Derechos Civiles de Colorado, que investiga las quejas de discriminación, no rastrea incidentes por religiones o razas específicas. Según su informe anual más reciente, la comisión recibió 96 quejas de discriminación por motivos de religión y 432 quejas por motivos de raza durante el último año fiscal.

Khan dijo que su padre no parecía sorprendido por los comentarios de Gatchis, pero que él mismo estaba conmocionado.

& # 8220 Solo para mirar mi nombre y asumir todo en mi vida, todo lo que soy, & # 8221, dijo. & # 8220 Estaba enojado, estaba decepcionado. Empecé a tener un poco de dudas sobre mí mismo. De alguna manera se te mete en la mente: ¿Quién más está pensando en estas cosas? ¿Es ella la única? & # 8221


El propietario de Denver que se negó a alquilar a hombres musulmanes llega a un acuerdo por $ 675,000

Compartir este:

DENVER & # 8212 Un arrendador de Denver a quien se le grabó diciéndole a su inquilino que buscara una & # 8220 persona estadounidense & # 8230 como tú y yo & # 8221 para subarrendar su propiedad en lugar de un padre e hijo musulmanes que buscaban abrir su segundo restaurante debe pagar el hombres $ 675.000 en virtud de un acuerdo.

Los tres hombres demandaron el año pasado, generando cobertura de noticias locales y súplicas en línea para boicotear el negocio de la mujer, lo que reflejó la respuesta a los comentarios racistas capturados en cintas o videos en los Estados Unidos en los últimos meses. La atención pública pronto se desvaneció y los abogados dijeron que se dirigían a juicio hasta la noche antes de que comenzara la selección del jurado en Denver.

Las partes finalizaron el acuerdo en abril. Rashad Khan dijo que fue un alivio después de más de un año de revivir su primera experiencia de alguien que se niega a trabajar con él y su padre, Zuned, debido a su fe y raza.

& # 8220Mi papá y yo solo queríamos saber que hay & # 8217 justicia, que ella no puede & # 8217 hacer esto & # 8221, dijo Khan, de 36 años.

La disputa se centró en un edificio en el barrio de Capitol Hill en Denver, rodeado de viviendas, cafeterías y tiendas de abarrotes.

Craig Caldwell comenzó a alquilar el edificio en un lote de esquina en 2016, pero decidió cerrar su restaurante de pollo frito allí a fines de 2017. Caldwell tuvo que seguir pagando el alquiler por el contrato de arrendamiento de cinco años a menos que pudiera encontrar a alguien que lo subarrendara.

Los Khans parecían su solución. Esperaban abrir un segundo restaurante indio, replicando un modelo informal rápido que resultó popular en la cercana ciudad de Boulder. Caldwell se vendió después de verificar sus registros financieros, probar las recetas familiares y ver a padre e hijo trabajando en el mostrador de su negocio.

Pero pasaron semanas sin la aprobación del contrato de subarrendamiento por parte del propietario del edificio, Katina Gatchis. Caldwell dijo que se sorprendió cuando la mujer y el hijo de la mujer culpó a los kans de la fe islámica.

& # 8220 No lo creía, y no pensé que nadie me creería, & # 8221 dijo Caldwell, de 71 años y blanco.

Decidió usar una aplicación de grabación de voz en su teléfono celular durante su próxima conversación con Gatchis. En Colorado, es legal grabar en secreto una conversación si al menos un participante da su consentimiento.

“American person!” Gatchis said in the recording, provided to The Associated Press by Caldwell’s attorneys. “American person, I need. Good like you and me.”
Caldwell returned to see her a few days later. He hoped Gatchis would change her mind, but she remained insistent in a recording of that conversation.

“They bring all the Muslims from the Middle East, and then I have a problem around here, bam boom, bam boom,” she said.

Attorneys for Gatchis did not return phone or email messages seeking comment on the recordings and settlement. In a court document filed in March, they said Gatchis admitted making the statements “and that the recordings are accurate.”

Gatchis acknowledged in the document that she “unlawfully discriminated” against the Khans’ company but said Caldwell could not sublease to them without her approval under the terms of his original lease.

Caldwell took the recordings of Gatchis to his business attorney. He referred Caldwell to Denver attorney Qusair Mohamedbhai, whose firm often handles discrimination claims and other civil rights cases. Mohamedbhai said proving discrimination is often difficult and credited Caldwell for speaking up.

“Businesses in Colorado and across the country should know that these laws are on the books, they are highly enforceable, and that if they will discriminate, people will stand up against them and tell them it is wrong,” Mohamedbhai said.

Colorado’s Civil Rights Commission, which investigates discrimination complaints, does not track incidents by specific religions or race. According to its most recent annual report, the commission received 96 complaints of discrimination based on religion and 432 complaints based on race during the last fiscal year.

Khan said his father did not seem surprised by Gatchis’ remarks, but he himself was shocked.

“Just to look at my name and assume everything in my life, everything that I am,” he said. “I was angry, I was disappointed. I started to have a little bit of self-doubt. It kind of creeps into your mind: Who else is thinking these things? Is she the only one?”


Denver landlord who refused to rent to Muslim men settles lawsuit for $675,000

Compartir este:

DENVER — A Denver landlord who was recorded telling her tenant to find an “American person … good like you and me” to sublease her property instead of a Muslim father and son seeking to open their second restaurant must pay the men $675,000 under a settlement.

The three men sued last year, generating local news coverage and online pleas to boycott the woman’s business, which mirrored the response to racist comments captured on tape or video across the U.S. in recent months. Public attention soon faded, and attorneys said they were headed for trial until the night before jury selection was set to begin in Denver.

The parties finalized the settlement in April. Rashad Khan said it was a relief after more than a year of reliving his first experience of someone refusing to work with him and his father, Zuned, because of their faith and race.

“My dad and I just wanted to know that there’s justice, that she can’t do this,” said Khan, 36.

The dispute focused on a building in the Denver neighborhood of Capitol Hill, surrounded by homes, coffee shops and grocery stores.

Craig Caldwell began renting the building on a corner lot in 2016 but decided to close his fried chicken restaurant there in late 2017. Caldwell had to continue paying rent for the five-year lease unless he could find someone to sublease it.

The Khans seemed like his solution. They hoped to open a second Indian restaurant, replicating a fast-casual model that proved popular in the nearby city of Boulder. Caldwell was sold after checking their financial records, trying the family recipes and seeing both father and son working the counter at their business.

But weeks went by without approval of the sublease agreement by the building’s owner, Katina Gatchis. Caldwell said he was shocked when the woman’s son blamed the Khans’ Islamic faith.

“I didn’t believe it, and I didn’t think anybody would believe me,” said Caldwell, who is 71 and white.

He decided to use a voice recording app on his cellphone during his next conversation with Gatchis. In Colorado, it is legal to secretly record a conversation if at least one participant consents.

“American person!” Gatchis said in the recording, provided to The Associated Press by Caldwell’s attorneys. “American person, I need. Good like you and me.”
Caldwell returned to see her a few days later. He hoped Gatchis would change her mind, but she remained insistent in a recording of that conversation.

“They bring all the Muslims from the Middle East, and then I have a problem around here, bam boom, bam boom,” she said.

Attorneys for Gatchis did not return phone or email messages seeking comment on the recordings and settlement. In a court document filed in March, they said Gatchis admitted making the statements “and that the recordings are accurate.”

Gatchis acknowledged in the document that she “unlawfully discriminated” against the Khans’ company but said Caldwell could not sublease to them without her approval under the terms of his original lease.

Caldwell took the recordings of Gatchis to his business attorney. He referred Caldwell to Denver attorney Qusair Mohamedbhai, whose firm often handles discrimination claims and other civil rights cases. Mohamedbhai said proving discrimination is often difficult and credited Caldwell for speaking up.

“Businesses in Colorado and across the country should know that these laws are on the books, they are highly enforceable, and that if they will discriminate, people will stand up against them and tell them it is wrong,” Mohamedbhai said.

Colorado’s Civil Rights Commission, which investigates discrimination complaints, does not track incidents by specific religions or race. According to its most recent annual report, the commission received 96 complaints of discrimination based on religion and 432 complaints based on race during the last fiscal year.

Khan said his father did not seem surprised by Gatchis’ remarks, but he himself was shocked.

“Just to look at my name and assume everything in my life, everything that I am,” he said. “I was angry, I was disappointed. I started to have a little bit of self-doubt. It kind of creeps into your mind: Who else is thinking these things? Is she the only one?”


Denver landlord who refused to rent to Muslim men settles lawsuit for $675,000

Compartir este:

DENVER — A Denver landlord who was recorded telling her tenant to find an “American person … good like you and me” to sublease her property instead of a Muslim father and son seeking to open their second restaurant must pay the men $675,000 under a settlement.

The three men sued last year, generating local news coverage and online pleas to boycott the woman’s business, which mirrored the response to racist comments captured on tape or video across the U.S. in recent months. Public attention soon faded, and attorneys said they were headed for trial until the night before jury selection was set to begin in Denver.

The parties finalized the settlement in April. Rashad Khan said it was a relief after more than a year of reliving his first experience of someone refusing to work with him and his father, Zuned, because of their faith and race.

“My dad and I just wanted to know that there’s justice, that she can’t do this,” said Khan, 36.

The dispute focused on a building in the Denver neighborhood of Capitol Hill, surrounded by homes, coffee shops and grocery stores.

Craig Caldwell began renting the building on a corner lot in 2016 but decided to close his fried chicken restaurant there in late 2017. Caldwell had to continue paying rent for the five-year lease unless he could find someone to sublease it.

The Khans seemed like his solution. They hoped to open a second Indian restaurant, replicating a fast-casual model that proved popular in the nearby city of Boulder. Caldwell was sold after checking their financial records, trying the family recipes and seeing both father and son working the counter at their business.

But weeks went by without approval of the sublease agreement by the building’s owner, Katina Gatchis. Caldwell said he was shocked when the woman’s son blamed the Khans’ Islamic faith.

“I didn’t believe it, and I didn’t think anybody would believe me,” said Caldwell, who is 71 and white.

He decided to use a voice recording app on his cellphone during his next conversation with Gatchis. In Colorado, it is legal to secretly record a conversation if at least one participant consents.

“American person!” Gatchis said in the recording, provided to The Associated Press by Caldwell’s attorneys. “American person, I need. Good like you and me.”
Caldwell returned to see her a few days later. He hoped Gatchis would change her mind, but she remained insistent in a recording of that conversation.

“They bring all the Muslims from the Middle East, and then I have a problem around here, bam boom, bam boom,” she said.

Attorneys for Gatchis did not return phone or email messages seeking comment on the recordings and settlement. In a court document filed in March, they said Gatchis admitted making the statements “and that the recordings are accurate.”

Gatchis acknowledged in the document that she “unlawfully discriminated” against the Khans’ company but said Caldwell could not sublease to them without her approval under the terms of his original lease.

Caldwell took the recordings of Gatchis to his business attorney. He referred Caldwell to Denver attorney Qusair Mohamedbhai, whose firm often handles discrimination claims and other civil rights cases. Mohamedbhai said proving discrimination is often difficult and credited Caldwell for speaking up.

“Businesses in Colorado and across the country should know that these laws are on the books, they are highly enforceable, and that if they will discriminate, people will stand up against them and tell them it is wrong,” Mohamedbhai said.

Colorado’s Civil Rights Commission, which investigates discrimination complaints, does not track incidents by specific religions or race. According to its most recent annual report, the commission received 96 complaints of discrimination based on religion and 432 complaints based on race during the last fiscal year.

Khan said his father did not seem surprised by Gatchis’ remarks, but he himself was shocked.

“Just to look at my name and assume everything in my life, everything that I am,” he said. “I was angry, I was disappointed. I started to have a little bit of self-doubt. It kind of creeps into your mind: Who else is thinking these things? Is she the only one?”


Denver landlord who refused to rent to Muslim men settles lawsuit for $675,000

Compartir este:

DENVER — A Denver landlord who was recorded telling her tenant to find an “American person … good like you and me” to sublease her property instead of a Muslim father and son seeking to open their second restaurant must pay the men $675,000 under a settlement.

The three men sued last year, generating local news coverage and online pleas to boycott the woman’s business, which mirrored the response to racist comments captured on tape or video across the U.S. in recent months. Public attention soon faded, and attorneys said they were headed for trial until the night before jury selection was set to begin in Denver.

The parties finalized the settlement in April. Rashad Khan said it was a relief after more than a year of reliving his first experience of someone refusing to work with him and his father, Zuned, because of their faith and race.

“My dad and I just wanted to know that there’s justice, that she can’t do this,” said Khan, 36.

The dispute focused on a building in the Denver neighborhood of Capitol Hill, surrounded by homes, coffee shops and grocery stores.

Craig Caldwell began renting the building on a corner lot in 2016 but decided to close his fried chicken restaurant there in late 2017. Caldwell had to continue paying rent for the five-year lease unless he could find someone to sublease it.

The Khans seemed like his solution. They hoped to open a second Indian restaurant, replicating a fast-casual model that proved popular in the nearby city of Boulder. Caldwell was sold after checking their financial records, trying the family recipes and seeing both father and son working the counter at their business.

But weeks went by without approval of the sublease agreement by the building’s owner, Katina Gatchis. Caldwell said he was shocked when the woman’s son blamed the Khans’ Islamic faith.

“I didn’t believe it, and I didn’t think anybody would believe me,” said Caldwell, who is 71 and white.

He decided to use a voice recording app on his cellphone during his next conversation with Gatchis. In Colorado, it is legal to secretly record a conversation if at least one participant consents.

“American person!” Gatchis said in the recording, provided to The Associated Press by Caldwell’s attorneys. “American person, I need. Good like you and me.”
Caldwell returned to see her a few days later. He hoped Gatchis would change her mind, but she remained insistent in a recording of that conversation.

“They bring all the Muslims from the Middle East, and then I have a problem around here, bam boom, bam boom,” she said.

Attorneys for Gatchis did not return phone or email messages seeking comment on the recordings and settlement. In a court document filed in March, they said Gatchis admitted making the statements “and that the recordings are accurate.”

Gatchis acknowledged in the document that she “unlawfully discriminated” against the Khans’ company but said Caldwell could not sublease to them without her approval under the terms of his original lease.

Caldwell took the recordings of Gatchis to his business attorney. He referred Caldwell to Denver attorney Qusair Mohamedbhai, whose firm often handles discrimination claims and other civil rights cases. Mohamedbhai said proving discrimination is often difficult and credited Caldwell for speaking up.

“Businesses in Colorado and across the country should know that these laws are on the books, they are highly enforceable, and that if they will discriminate, people will stand up against them and tell them it is wrong,” Mohamedbhai said.

Colorado’s Civil Rights Commission, which investigates discrimination complaints, does not track incidents by specific religions or race. According to its most recent annual report, the commission received 96 complaints of discrimination based on religion and 432 complaints based on race during the last fiscal year.

Khan said his father did not seem surprised by Gatchis’ remarks, but he himself was shocked.

“Just to look at my name and assume everything in my life, everything that I am,” he said. “I was angry, I was disappointed. I started to have a little bit of self-doubt. It kind of creeps into your mind: Who else is thinking these things? Is she the only one?”


Ver el vídeo: DLG Dark Latin Groove - La Quiero A Morir Video (Octubre 2021).