Otro

Las empresas de dulces luchan contra los cigarrillos electrónicos para proteger los nombres


Los cigarrillos electrónicos han intentado marcar con nombres de dulces

Wikimedia / Lauri Rantala

Algunas compañías de cigarrillos electrónicos han estado fabricando líquidos con sabor a nicotina y les han puesto el nombre de caramelos famosos.

A los cigarrillos electrónicos se les puede dar sabor a casi cualquier cosa, pero el hábito de nombrarlos con el nombre de marcas famosas de dulces ha alterado algunas plumas entre los fabricantes de dulces del país.

Según Associated Press, varios fabricantes importantes, incluidos General Mills, Tootsie Roll Industries y Girl Scouts of America, han presentado cartas de cese y desistimiento para proteger sus marcas contra las empresas de cigarrillos electrónicos que dan a sus líquidos de nicotina nombres lindos y de marca registrada como "Cinnamon Toast Crunch ”,“ Thin Mint ”o“ Tootsie Roll ”.

"Usar el nombre Thin Mint, que es sinónimo de Girl Scouts y todo lo que hacemos para enriquecer la vida de las niñas, para comercializar cigarrillos electrónicos entre los jóvenes es engañoso y desvergonzado", dijo la portavoz de Girl Scouts Kelly Parisi.

En los EE. UU., Los cigarrillos con sabor a frutas y dulces no están permitidos debido a que esos sabores podrían atraer a los niños, pero la Administración de Alimentos y Medicamentos aún no regula los sabores de los líquidos de nicotina en los cigarrillos electrónicos.

Linc Williams, un ejecutivo de NicVape Inc. y miembro de la junta de la Asociación Estadounidense de Estándares de Fabricación de E-Líquidos, dijo que su propia compañía rechazaría los nombres que son similares a los caramelos de marca registrada y comenzaría a eliminar nombres e imágenes publicitarias de las cosas. como ositos de goma, que pueden resultar atractivos para los niños. Pero según Williams, es poco probable que los fabricantes de cigarrillos electrónicos comiencen a cambiar los nombres de los productos por su cuenta a menos que los titulares de las marcas comerciales intervengan activamente para "hacer valer su propiedad intelectual". Y parece que eso es exactamente lo que están haciendo.

"Nuestra gran preocupación es que tenemos que proteger la marca", dijo Ellen Gordon, presidenta y directora de operaciones de Tootsie Roll. "Cuando tiene marcas comerciales conocidas, una de sus responsabilidades es protegerlas porque ha sido una gran inversión a lo largo de los años".


Dando vueltas a una nueva industria tabacalera: cómo las grandes tabacaleras están tratando de vender una imagen de bienhechora y qué piensan los estadounidenses al respecto

A pesar de la dramática disminución en el tabaquismo, la industria tabacalera continúa innovando para cambiar el nombre de su imagen pública y mantener sus resultados. A través de una combinación de estrategias, incluida la expansión de su cartera de productos, la industria está aumentando agresivamente su base de mercado entre los jóvenes y adultos jóvenes.

La industria tabacalera ha pasado décadas utilizando tenazmente su influencia política para proteger sus intereses comerciales, apoyar a los legisladores que cumplen sus órdenes y bloquear los esfuerzos de los legisladores y los funcionarios de salud pública para buscar el fin de la epidemia del tabaquismo. Frente a una base cada vez menor para su producto principal, el cigarrillo, la industria tabacalera ha emergido de las sombras de estos esfuerzos y tratos clandestinos en gran parte entre bastidores. Big Tobacco está llevando a cabo una campaña para tratar de transformarse en "Nuevo Tabaco", con ofertas de productos de tabaco no combustibles alternativos y afirma que la industria puede ser parte de la "solución de salud pública" para acabar con el tabaquismo.

La buena noticia es que el público desconfía más que nunca de la industria del tabaco y el vapeo, a pesar de sus extensas estrategias de marketing y relaciones públicas. Por ahora. Según los resultados de la encuesta Truth Initiative® compartidos en este informe, la mayoría de los estadounidenses desconfían mucho de la industria tabacalera, más del 70% ve a las empresas de tabaco, vapeo y cigarrillos electrónicos de manera desfavorable y muchos dicen que las regulaciones sobre vapeo y tabaco son demasiado débiles.

Pero la opinión pública aún no ha llevado a cambios en las políticas y regulaciones. Y la industria tabacalera sigue jugando el “juego largo” con la opinión pública y encuentra formas innovadoras de mantener y expandir sus intereses. Para arrojar luz sobre cómo la industria tabacalera ejerce su influencia, este informe detalla cuatro estrategias principales de la industria:

  1. Ampliar las carteras de productos para atraer nuevos clientes y retener a los existentes.
  2. Comercializar nuevos productos para jóvenes y adultos jóvenes que han rechazado los cigarrillos.
  3. Trabajando para mejorar la reputación de la industria entre audiencias influyentes y el público en general
  4. Cultivar la influencia con los formuladores de políticas y presionar contra las políticas que fortalecen los esfuerzos de control del tabaco para mejorar la salud.

Este informe también examina las opiniones de los estadounidenses sobre la industria tabacalera y ofrece sugerencias para legisladores, líderes de salud pública y ciudadanos comunes para que tomen medidas para reducir la influencia de la industria y evitar que una nueva generación se vuelva adicta al tabaco.


Lo que necesita saber sobre los cigarrillos electrónicos

A continuación, encontrará respuestas a preguntas comunes sobre los cigarrillos electrónicos, incluidas las consecuencias para la salud, los riesgos de emisiones de segunda mano, los niños y los cigarrillos electrónicos y la supervisión de la FDA.

Los cigarrillos electrónicos, o cigarrillos electrónicos, incluyen bolígrafos electrónicos, pipas electrónicas, cachimba electrónica y cigarros electrónicos que se conocen colectivamente como ENDS y sistemas electrónicos de suministro de nicotina mdash. Según la FDA, los cigarrillos electrónicos son dispositivos que permiten a los usuarios inhalar un aerosol que contiene nicotina u otras sustancias.

A diferencia de los cigarrillos tradicionales, los cigarrillos electrónicos generalmente funcionan con baterías y usan un elemento calefactor para calentar el líquido electrónico de un cartucho (generalmente recargable), liberando un aerosol lleno de químicos.

El componente principal de los cigarrillos electrónicos es el e-líquido contenido en cartuchos o tanques. Para crear un e-líquido, la nicotina se extrae del tabaco y se mezcla con una base (generalmente propilenglicol), y también puede incluir saborizantes, colorantes y otros químicos (como formaldehído y acroleína, que pueden causar daño pulmonar irreversible).

Las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina concluyeron que hay & quot; evidencia sustancial & quot; de que si un joven o un adulto joven usa un cigarrillo electrónico, tienen un mayor riesgo de usar cigarrillos tradicionales.

El 20% (5 millones) de todos los jóvenes usan cigarrillos electrónicos, un aumento del 135% en solo dos años. Se pueden encontrar datos, tasas y tendencias adicionales en el resumen de tendencias del tabaco de la Asociación Estadounidense del Pulmón y rsquos.

Un estudio reciente de la Universidad de Carolina del Norte descubrió que incluso en pequeñas dosis, la inhalación de los dos ingredientes principales que se encuentran en los cigarrillos electrónicos, el mdashpropilenglicol y la glicerina vegetal, es probable que exponga a los usuarios a un alto nivel de toxinas y que cuantos más ingredientes inhale un usuario, mayor es la toxicidad. 1

Las consecuencias a mediano y largo plazo de los cigarrillos electrónicos aún no se conocen, ya que es un producto nuevo y se ha vendido durante menos de una década en los EE. UU. Si bien queda mucho por determinar sobre estas consecuencias duraderas para la salud de estos productos, estamos muy preocupados por lo que vemos hasta ahora. La inhalación de sustancias químicas nocivas puede causar daño pulmonar irreversible y enfermedades pulmonares.

La Administración de Drogas y Alimentos no ha encontrado que ningún cigarrillo electrónico sea seguro y eficaz para ayudar a los fumadores a dejar de fumar. Si los fumadores están listos para dejar de fumar definitivamente, deben llamar al 1-800-QUITNOW o hablar con su médico sobre cómo encontrar la mejor manera de dejar de fumar utilizando métodos probados y tratamientos y asesoramiento aprobados por la FDA.

La Asociación Estadounidense del Pulmón cree que todas las personas que usan productos de tabaco pueden dejar de usar métodos que la FDA ha demostrado que son seguros y efectivos, incluidos los siete medicamentos aprobados por la FDA y el teléfono individual (disponible llamando al 1-800-QUITNOW y al 1-800-LUNGUSA ) y asesoramiento grupal (como el programa Freedom from Smoking & reg de la Lung Association). Obtenga más información sobre cómo dejar de fumar en Lung.org/stop-smoking.

La Asociación Estadounidense del Pulmón insta a todos a dejar de fumar y ¡ndash don & rsquot switch!

En 2016, el Cirujano General llegó a la conclusión de que las emisiones de segunda mano contienen `` aromatizantes de partículas ultrafinas de nicotina como el diacetilo, una sustancia química relacionada con las enfermedades pulmonares graves compuestos orgánicos volátiles como el benceno, que se encuentra en los gases de escape de los automóviles y metales pesados, como el níquel, el estaño, y liderar. & quot 2

En marzo de 2018, la Asociación Estadounidense del Pulmón y nuestros socios de salud pública presentaron una demanda contra la Administración de Drogas y Alimentos impugnando su decisión que permite que los cigarrillos electrónicos y los puros y mdash, incluidos los productos con sabor a caramelo que atraen a los niños y mdash, permanezcan en el mercado durante años sin ser revisados ​​por el agencia. La demanda sostiene que la decisión de la FDA deja en el mercado productos de tabaco que atraen a los niños, priva a la FDA y al público de información crítica sobre el impacto en la salud de los productos que ya están en el mercado y libera a los fabricantes de la carga de producir evidencia científica. que sus productos tienen un beneficio para la salud pública.

El 15 de mayo de 2019, un juez federal se puso del lado de la Asociación Americana del Pulmón y nuestros socios en esta demanda. El juez concluyó que la FDA actuó ilegalmente al retrasar la exigencia de que los cigarrillos electrónicos y otros productos de tabaco recientemente considerados pasen por un proceso de revisión previo a la comercialización. Posteriormente, el juez dictaminó que la fecha límite de presentación para todas las solicitudes de revisión previa a la comercialización es el 12 de mayo de 2020. Cualquier producto que no presente una solicitud antes de esta fecha límite debe ser eliminado del mercado, que si se aplica adecuadamente, podría conducir a un mercado significativamente más pequeño.

En diciembre de 2019, la legislación se incluyó en el paquete legislativo federal de fin de año y fue aprobada por ambas cámaras del Congreso. El presidente Trump promulgó el proyecto de ley el 20 de diciembre de 2019 y entró en vigor de inmediato. Esta legislación, que se aplica a todos los estados, aumenta la edad mínima de venta para todos los productos de tabaco y mdash, incluidos los cigarrillos electrónicos y mdash, a los 21 años.

A pesar de la promesa de la Administración Trump en septiembre de & ldquoclear los mercados & rdquo de todos los cigarrillos electrónicos con sabor después de que nuevas encuestas muestran que el uso de cigarrillos electrónicos en la escuela secundaria subió al 27.5 por ciento en 2019, el 2 de enero de 2020, la Administración Trump anunció que dejaría miles de cigarrillos electrónicos con sabor en el mercado. La Asociación Estadounidense del Pulmón continuará instando a la FDA y al Congreso a eliminar del mercado todos los productos de tabaco aromatizados.


La FDA toma medidas sobre las etiquetas de E-Liquid

La FDA ha ampliado sus acciones de aplicación de la ley en la industria del vapor para ir tras las etiquetas de los e-líquidos que parecen alimentos, dulces y bebidas reconocibles. Y la acción de hoy puede ser solo la primera ronda.

"Como parte de los esfuerzos continuos para proteger a los jóvenes de los peligros de la nicotina y los productos de tabaco", dice el comunicado de prensa de la FDA, "hoy la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. Y la Comisión Federal de Comercio (FTC) emitieron 13 cartas de advertencia a los fabricantes, distribuidores, "

Como se señaló en el comunicado de prensa, la acción es un esfuerzo conjunto de la FDA y la Comisión Federal de Comercio. La FTC está involucrada porque esa agencia regula las prácticas comerciales desleales o engañosas, incluida la publicidad y el marketing. Las agencias se han centrado en algunos de los ejemplos más atroces de prácticas de marketing tontas en la industria de los e-líquidos, incluidas las imágenes de etiquetas que claramente intentan imitar los productos alimenticios reales.

A pesar de la similitud de algunas de estas etiquetas con productos bien conocidos, la FDA y la FTC no están acusando a las empresas de violaciones a la propiedad intelectual. La protección de marcas comerciales como nombres, logotipos e imágenes de las etiquetas es responsabilidad de los propietarios de la propiedad intelectual, no de estas agencias federales. Los fabricantes de vaporizadores que recibieron cartas de advertencia han sido señalados por motivos de seguridad, porque las etiquetas de sus productos parecen dulces, alimentos y bebidas que los niños suelen consumir.

“Observar estas comparaciones de lado a lado es alarmante”, dijo el comisionado de la FDA, Scott Gottlieb. "Es fácil ver cómo un niño puede confundir estos productos de e-líquido con algo que cree que ha consumido antes, como una caja de jugo".

El problema no es que las empresas de e-liquid “comercialicen para niños”, sino que comercialicen un producto que un niño podría confundir con un producto alimenticio. La FDA no prohíbe los dulces o los sabores de alimentos, aunque es posible que también lo hagan con el tiempo, pero dando a conocer que las imágenes de las etiquetas no deben parecerse a los dulces y los productos alimenticios conocidos.

Quiero agradecer al presidente @MOhlhausenFTC en la @FTC y al personal profesional de @FDATobacco por la importante acción que tomamos hoy para proteger a los niños de la venta y comercialización de líquidos electrónicos que pueden poner a los niños en peligro pic.twitter.com/ Rtsv3KEblZ

& mdash Scott Gottlieb, M.D. (@SGottliebFDA) 1 de mayo de 2018

La acción se produce menos de una semana después de que la FDA anunció que había enviado una solicitud formal a JUUL Labs solicitando información sobre el popular pod vape JUUL de esa compañía. La agencia le pidió al fabricante de vape que proporcionara "documentos relacionados con la investigación de marketing de productos sobre los efectos de salud, toxicológicos, conductuales o fisiológicos de los productos, incluida la iniciación y el uso de los jóvenes, ya sea que ciertas características, ingredientes o especificaciones del diseño del producto atraigan a diferentes grupos de edad y jóvenes". eventos adversos relacionados y quejas de los consumidores asociados con los productos ".

A JUUL se le dio hasta el 19 de junio para proporcionar la información solicitada en la carta de la FDA. Los fabricantes de e-líquido tienen solo 15 días para responder a la agencia, "describiendo sus acciones correctivas, incluidas las fechas en las que suspendió el etiquetado, la publicidad, la venta y / o distribución en violación de estos productos de tabaco y su plan para mantener el cumplimiento con la Ley [de Alimentos, Medicamentos y Cosméticos] ".

Los fabricantes que recibieron cartas de advertencia fueron:

  • NEwhere Inc./Mad Hatter Juice & # 8211 One Mad Hit Juice Box
  • Drip More LLC & # 8211 Candy King Batch y Candy King Sour Worms
  • Candy Co E-Liquids & # 8211 Parches de Candy Co.
  • 7 Daze, LLC & # 8211 Pink Sticks
  • Tinted Brew, Inc & # 8211 V’Nilla Cookies & # 038 Milk
  • Productos de vapor al día siguiente (propiedad de Cosmic Fog Vapors LLC) y # 8211 Whip’d Strawberry
  • Omnia E-Liquid & # 8211 Twirly Pop
  • Warrender Enterprise Inc./Lifted Liquids and E-Liquid Retail & # 8211 Vape Heads Sour Smurf Sauce

Las agencias también enviaron cartas de advertencia a los minoristas y distribuidores que venden los productos en cuestión, todos los cuales también fueron citados por vender a menores. Esas empresas fueron:

  • En Cloud Vape
  • Vapor de Sugoi
  • Empañarlo
  • Elite Vaporworks
  • Ofertas Ultimate Vape

Omnia E-Liquid, además de fabricar uno de los productos en cuestión, también fue citado por vender a un menor.

Si las empresas no responden o se niegan a corregir las infracciones, estarán sujetas a más acciones de cumplimiento, incluida la incautación de sus productos o incluso el cierre. Y es mejor que los minoristas que tienen estos productos en sus estantes lo piensen dos veces antes de dejarlos allí mientras la FDA intensifica la aplicación del cumplimiento en las tiendas.

Estas empresas no encontrarán mucha simpatía por parte de los defensores del vapeo ya presionados. El presidente de la Asociación Estadounidense de Vapeo, Gregory Conley, emitió un comunicado en el que llamó la atención sobre el "marketing grosero de alimentación inferior" de estos fabricantes y expresó su preocupación "de que la agencia expandirá su campaña para incluir productos con sabor comercializados de manera responsable que son populares entre los adultos que buscan alternativas a los cigarrillos combustibles". . "

Con la FDA preparada para restringir o prohibir los sabores de e-líquidos, y el jugador más grande de la industria, JUUL, aparentemente no está dispuesto a luchar contra una campaña de difamación coordinada, los fabricantes de e-líquidos que se toman en serio su futuro podrían querer repensar cualquier etiqueta que se parezca a algo. un niño pequeño puede querer beber.


Empresas de chocolate éticas

Buscar una etiqueta de Comercio Justo, orgánico o una explicación de por qué la fuente es libre de trabajo infantil es lo mejor que podemos hacer como consumidores al comprar chocolate. Los programas de certificación solo pueden llegar hasta cierto punto cuando se trata de erradicar las peores formas de trabajo infantil, incluida la esclavitud. Juntos, no son lo suficientemente grandes para ser efectivos. Este movimiento ayuda a eliminar la pobreza donde el trabajo infantil se convierte en síntoma. Pienso en el Comercio Justo como una idea que estamos en las primeras etapas de adopción. Mientras tanto, tenemos 2,3 millones de niños en riesgo porque viven en condiciones demasiado malas para ser parte de una granja certificada saludable. Estos son los niños a los que esta organización está orientada a ayudar. Toda la industria del cacao y todos los consumidores deben participar juntos para ser eficaces. Sé que podemos hacerlo.

Mientras tanto, aquí hay algunas etiquetas para guiarlo en la compra de chocolate, ya que es una forma de enviar un mensaje.

Bean to Bar

Están apareciendo nuevas empresas boutique de chocolate por todas partes. Se enorgullecen de ser "Bean to Bar" por razones éticas y culinarias. Lea las etiquetas y los sitios web. ¿Cómo están participando más estas empresas en hacer su parte para eliminar el trabajo infantil y la esclavitud en la industria del cacao?

Si eres una empresa chocolatera y te gustaría ser incluido en esta lista, envíanos tu información sobre tu empresa. Incluya en su correo electrónico lo siguiente:

¿De dónde obtiene el 100% de su cacao?

¿Tiene algo en su sitio web para difundir el conocimiento?

¿Tiene alguna iniciativa que sea beneficiosa para los agricultores o el medio ambiente?


¿SON LOS CIGARRILLOS ELECTRÓNICOS MENOS DAÑINOS QUE LOS CIGARRILLOS?

En general, se acepta que los cigarrillos electrónicos producen menos toxinas que se encuentran en el humo del cigarrillo. Sin embargo, es cada vez más evidente que este marco no es adecuado para contar la historia completa con respecto a los impactos en la salud individual. La evidencia más reciente sugiere que los cigarrillos electrónicos pueden presentar sus propios daños a la salud únicos y que la comparación con los cigarrillos puede no ser la única pregunta relevante para determinar su impacto en la salud individual. De hecho, la creciente evidencia de posibles riesgos para la salud relacionados con el uso de cigarrillos electrónicos ha llevado a algunos investigadores a cuestionar si los cigarrillos electrónicos son más seguros que los cigarrillos combustibles. Para obtener más información, consulte "Efectos sobre la salud"

El reciente brote de lesiones pulmonares relacionadas con el vapeo también respalda la precaución con respecto a los cigarrillos electrónicos. Si bien una cantidad sustancial de casos en el reciente brote de enfermedades pulmonares relacionadas con el vapeo (consulte "Efectos sobre la salud" en la página 18) parecen estar relacionados con el vapeo con THC y los CDC identificaron recientemente el acetato de vitamina E como una sustancia química de gran preocupación, la agencia ha sido cauteloso al decir que no ha encontrado una sola causa y continúa recomendando precaución con respecto a todos los vapeos a medida que continúa la investigación. Como mínimo, este brote demuestra dramáticamente los peligros de un mercado no regulado de sustancias inhaladas sin revisión previa a la comercialización para la seguridad del consumidor.

También tomamos nota de la afirmación frecuentemente citada de Public Health England de que los cigarrillos electrónicos son definitivamente (95%) más seguros que los cigarrillos tradicionales. Primero, este análisis se realizó originalmente en 2013, antes de una investigación reciente sobre los efectos del vapeo en la salud. Además, un análisis más detallado de la investigación original encuentra que la evidencia de tal estadística sigue siendo poco clara y no es completamente completa, entre otras preocupaciones sobre los conflictos de intereses del autor y la financiación. La afirmación de Public Health England tampoco reconoce la realidad del potencial impacto negativo neto en la salud pública entre una población de usuarios que de otra manera nunca han consumido productos de tabaco o la falta de evidencia clínica y a largo plazo de la seguridad de estos productos en los seres humanos. independientemente del estado actual de tabaquismo.

Si bien un informe de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de 2018 encontró evidencia sustancial de que la exposición a sustancias tóxicas de los cigarrillos electrónicos es significativamente menor en comparación con los cigarrillos combustibles, estudios recientes muestran que ese no es el final de la historia sobre el impacto en la salud. Ahora parece que los cigarrillos electrónicos pueden presentar sus propios riesgos únicos para la salud, incluidos los sistemas respiratorio y cardiovascular. Dada la introducción relativamente reciente de los productos en el mercado, se necesitan más investigaciones para evaluar los impactos en la salud a corto y largo plazo de los cigarrillos electrónicos.

La evidencia de la efectividad de los cigarrillos electrónicos como herramienta para dejar de fumar tampoco es concluyente y, hasta una revisión de la FDA, la estrategia para dejar de fumar más segura y basada en la evidencia debería incluir una combinación de asesoramiento, terapia de reemplazo de nicotina y / o medicamentos para dejar de fumar como la vareniclina, aprobado por la FDA. Además, si bien la tecnología básica detrás de los cigarrillos electrónicos es consistente, existe una enorme variabilidad dentro de la categoría de producto y no existe un cigarrillo electrónico típico. Los productos incluyen diferentes ingredientes, diferentes hardware y entregan cantidades muy variables de nicotina y productos químicos potencialmente tóxicos, incluidos metales pesados ​​como cadmio, plomo, níquel, estaño y cobre. Esta variación dificulta la emisión de recomendaciones generales de salud pública sobre la categoría y demuestra la enorme y duradera necesidad de una revisión previa a la comercialización de estos productos.

Los consumidores necesitan saber constantemente lo que están obteniendo y si es seguro, especialmente de un producto diseñado para administrar sustancias químicas por inhalación frecuente. La creciente evidencia de posibles riesgos para la salud y lesiones pulmonares relacionadas con el uso de cigarrillos electrónicos ha llevado a los investigadores a cuestionar si los cigarrillos electrónicos son más seguros que los cigarrillos combustibles.


  • ¿Hay olores dulces, afrutados o de mentol que vienen de detrás de puertas cerradas?
  • ¿Hay útiles escolares o productos tecnológicos que no reconoce en las mochilas o habitaciones de sus hijos? ¿Qué tal viales pequeños o frascos con cuentagotas?
  • ¿Se ha encontrado con cargadores, bobinas o baterías desconocidas?
  • ¿Su hijo adolescente está gastando más dinero de lo habitual o haciendo compras inexplicables?
  • ¿Ha habido cambios en el comportamiento de sus hijos, como un aumento de los cambios de humor, irritabilidad, ansiedad o impulsividad?
  • ¿Sus hijos sufren de dolores de cabeza o náuseas más frecuentes?
  • Colegio. Los niños compran y venden vaporizadores en las escuelas, especialmente productos desechables como Puff Bar, que se pueden comprar al por mayor con un gran descuento.
  • Historias. Es alarmante que casi uno de cada tres niños que compran sus propios vaporizadores los compra en las tiendas. Los empleados de los ahumaderos y las tiendas de conveniencia no siempre hacen cumplir la ley federal Tobacco 21, que prohíbe la venta de productos de tabaco a cualquier persona menor de 21 años.
  • Medios de comunicación social. Los productos de vape están en todas las redes sociales y muchas empresas promueven la venta de sus productos directamente desde sus cuentas.
  • Sitios web y pedidos online. Las verificaciones de edad se pasan por alto fácilmente. De hecho, los niños compran cigarrillos electrónicos en línea con éxito el 94% del tiempo. Los pedidos también se pueden enviar a los hogares si el correo llega cuando los padres no están en casa. Muchas empresas de vapeo tienen nombres como Posh y Stig que no levantarían una bandera roja en los extractos de las tarjetas de crédito de los padres.

Fuentes

Cullen KA, Gentzke AS, Sawdey MD, et al. Uso de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes en los Estados Unidos, 2019 [publicado en línea antes de la impresión, 5 de noviembre de 2019]. JAMA . 2019322 (21): 2095–2103. doi: 10.1001 / jama.2019.18387

Gotts JE, Jordt SE, McConnell R, Tarran R. ¿Cuáles son los efectos respiratorios de los cigarrillos electrónicos? BMJ . 2019366. doi: 10.1136 / bmj.l5275

Oficina del Cirujano General de EE. UU. Conozca los riesgos. E-cigarettes.surgeongeneral.gov. Consultado el 11 de marzo de 2019.

Bosman J. En la escuela, "Everyone Vape" y los adultos están en modo de crisis. Los New York Times . https://www.nytimes.com/2019/09/20/us/Vaping-Schools.html. Publicado el 20 de septiembre de 2019. Consultado el 13 de marzo de 2020.

Encuesta sobre el tabaco en estudiantes de California, 2017-18. San Diego, CA: Centro de Investigación e Intervención en el Control del Tabaco, Universidad de California, San Diego, abril de 2019.

Williams RS, Derrick J, Ribisl KM. Venta de cigarrillos electrónicos a menores a través de internet. JAMA Pediatr . 2015169 (3): e1563. doi: 10.1001 / jamapediatrics.2015.63


Convertir a los expertos en salud pública en enemigos

Durante décadas, los expertos en control del tabaco trabajaron juntos para contrarrestar las campañas de marketing que hacían que fumar fuera sexy. Los anuncios televisivos contundentes que mostraban a fumadores desfigurados por el cáncer y que hablaban a través de cajas de voz, o conectados a tanques de oxígeno y jadeando por aire, ayudaron a impulsar una disminución en el tabaquismo que había comenzado en la década de 1960. Pero las alianzas de salud forjadas para dejar de fumar comenzaron a desmoronarse a mediados de la década de 2000 con el advenimiento de campañas para promover productos de "daño reducido" como el tabaco sin humo y los cigarrillos electrónicos. Si bien algunos de estos productos, incluidos los parches, las pastillas y los chicles de nicotina, han recibido la aprobación de la FDA para tratar la adicción a la nicotina después de que los ensayos clínicos demostraron que eran seguros y efectivos, otros, incluidos el tabaco sin humo y los cigarrillos electrónicos, no lo han hecho.

Los cigarrillos electrónicos son teóricamente más seguros que los cigarrillos porque no queman tabaco, que produce una mezcla nociva de sustancias tóxicas y cancerígenas, como hidrocarburos aromáticos policíclicos, aldehídos y metales pesados ​​como cadmio y arsénico. En cambio, los dispositivos que funcionan con baterías producen una niebla de aerosol al calentar el "e-jugo", que generalmente contiene sabores y nicotina disueltos en solventes (propilenglicol o vegetal o ambos) que minimizan la evaporación hasta que se inhala el cóctel. Los defensores de la reducción de daños, que abogan por ofrecer productos de riesgo reducido a quienes no pueden dejar de fumar, argumentan que dar cigarrillos electrónicos a los fumadores es como proporcionar agujas limpias a los consumidores de drogas intravenosas: las personas pueden satisfacer sus ansias al tiempo que reducen la carga general de enfermedad. .

Pero para que un argumento de reducción de daños sea válido, los responsables políticos necesitan pruebas sólidas de que el vapeo mejora la salud de los fumadores sin crear un nuevo conjunto de riesgos, tanto para los usuarios como para los no usuarios. Hasta ahora, la evidencia para dejar de fumar es mixta, mientras que la seguridad a largo plazo sigue siendo desconocida. Una revisión sistemática de estudios sobre los cigarrillos electrónicos y el abandono del hábito de fumar publicada el año pasado informó que dos ensayos clínicos ofrecen evidencia de que el vapeo conduce a dejar de fumar, pero advirtió que eran demasiado pequeños para tener confianza en los resultados. Mientras tanto, otra revisión publicada el año pasado, que incluyó una gama más amplia de estudios, concluyó que las personas que usaban cigarrillos electrónicos en realidad tenían menos probabilidades de dejar de fumar.

Evaluar los riesgos para los vapeadores y transeúntes asociados con los productos químicos en el vapor de los cigarrillos electrónicos ha resultado difícil porque los fabricantes siguen cambiando los dispositivos, que ahora vienen en más de 460 marcas y cerca de 8,000 sabores diferentes.

Algunos defensores del vapeo insisten en que los cigarrillos electrónicos solo emiten vapor de agua inofensivo, haciéndose eco de las afirmaciones de marketing, y propilenglicol, el mismo ingrediente que se usa en las máquinas de humo. La FDA ha considerado que los aromatizantes de cigarrillos electrónicos y los solventes propilenglicol y glicerina son "generalmente reconocidos como seguros" para su uso en alimentos, pero eso tiene poco que ver con si son seguros para inhalar. Varios estudios han detectado una variedad de sustancias químicas tóxicas en el vapor de los cigarrillos electrónicos, incluido el diacetilo, que se asocia con la enfermedad respiratoria grave conocida como aldehídos de pulmón de palomitas de maíz, que son probables carcinógenos, la acroleína, un potente irritante que se encuentra a menudo en la contaminación del aire y el Nitrosaminas específicas del tabaco causantes de cáncer que también se encuentran en el humo del cigarrillo. Los pocos estudios de personas que trabajaban con máquinas de humo teatrales encontraron que las personas que trabajaban más cerca de las máquinas tenían una capacidad pulmonar reducida y no succionaban repetidamente propilenglicol en sus pulmones como lo hacen los vapeadores. Además, varios estudios informan que calentar propilenglicol y glicerina en condiciones normales de vapeo puede producir una variedad de sustancias químicas tóxicas, incluido el benceno, un carcinógeno humano conocido, y partículas finas, que pueden causar enfermedades cardíacas.

Los niveles de sustancias químicas tóxicas que se encuentran en el vapor de los cigarrillos electrónicos suelen ser mucho más bajos que los que se encuentran en el humo del tabaco, pero nadie conoce los efectos a largo plazo de inhalarlos.

Para determinar si los cigarrillos electrónicos reducen el daño a los fumadores, los dispositivos tendrían que someterse a pruebas rigurosas en varios ensayos clínicos, al igual que otras terapias de reemplazo de nicotina. Eso no ha sucedido. Cuando el panel de Public Health England concluyó que los cigarrillos electrónicos son un 95 por ciento más seguros que los cigarrillos, se basó en suposiciones sobre los riesgos, no en datos derivados de estudios cuidadosamente controlados.

“Los beneficios teóricos no son evidencia”, dice Jonathan Klein, director científico del Centro de Excelencia Julius B. Richmond de la Academia Estadounidense de Pediatría, que estudia el tabaco. Para obtener evidencia sobre los riesgos relativos, como mínimo, necesitaría rastrear las tasas de enfermedad de grupos separados de personas que usan diferentes productos para ver si el vapeo reduce los resultados de la enfermedad, dice Klein. Y si desea proteger la salud pública, evitará que los no fumadores y los jóvenes se vuelvan adictos, dice. "Pero esa no es la forma en que se ha abordado".

Soneji dice que se podrían clasificar los cigarrillos electrónicos como un beneficio neto para la población si los dispositivos fueran mejores que los de pavo frío para ayudar a los fumadores adultos a dejar de fumar y no atrajeron a los niños. Luego, se parecerían a la terapia de reemplazo de nicotina convencional, también conocida como NRT (piense en la goma de mascar Nicorette o las píldoras Chantix). “Ningún niño está realmente interesado en NRT”, dice Soneji. "Y la NRT es mejor que el pavo frío para los fumadores interesados ​​en dejar de fumar".

Y aunque los cabilderos de los cigarrillos electrónicos comparan el vapeo con el intercambio de agujas o el tratamiento con metadona, hay una diferencia fundamental, dice Soneji: a diferencia de los cigarrillos electrónicos, la metadona no está diseñada para atraer a personas que aún no son adictas. "No es como si pudieras comprar metadona con sabor a menta".

Los cigarrillos electrónicos, por el contrario, se comercializan masivamente en sabores que atraen a los niños, quienes pueden comprarlos en línea haciendo clic en un enlace que dice que tienen 18 años o más. En 2011, al menos cuatro años después de que los cigarrillos electrónicos llegaran al mercado estadounidense, poco más del 3 por ciento de los estudiantes de 6º a 12º grado habían probado los cigarrillos electrónicos. Para 2013, más del 8 por ciento había probado el vapeo. Más de un cuarto de millón de niños que nunca habían fumado cigarrillos habían probado vapear ese año, informaron los investigadores en Investigación sobre la nicotina y el tabaco tenían casi el doble de probabilidades de comenzar a fumar cigarrillos convencionales que los niños que no usaban el vaporizador. Para 2015, el uso de cigarrillos electrónicos entre los adolescentes se había disparado al 27 por ciento, superando el uso de todos los demás productos de tabaco. En 2017, el uso de cigarrillos electrónicos entre los adolescentes disminuyó por primera vez, según la última encuesta de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, aunque los cigarrillos electrónicos siguen siendo el producto de tabaco más favorecido.

Alarmado por la aceptación entre los niños, el excirujano general Vivek Murthy calificó a los dispositivos como un "importante problema de salud pública" en un informe sobre los cigarrillos electrónicos el año pasado, que la industria del vapeo y sus aliados condenaron rotundamente. William Godshall, un activista anti-tabaco desde hace mucho tiempo que promueve el vapeo como reducción de daños, acusó a Murthy de mentir sobre la investigación del vapor y amenazar la vida de los vapeadores y fumadores en eJuiceMonkeys.com, que publica su boletín. El sitio también publicó represalias similares de la industria del vapeo y sus aliados.

Los blogs y foros en línea pro-vaping elogian regularmente los estudios que sirven a sus objetivos y condenan los que no lo hacen. Y ahí es donde muchos de los aproximadamente 8 millones de vapeadores y propietarios de la creciente cantidad de tiendas y salones de vapeo, en 8.500 el año pasado y contando, según la revista de los CDC. Prevención de enfermedades crónicas - obtener su información. They’re also exchanging information at the growing number of meet-ups and conventions where enthusiasts can mingle with like-minded souls, geek out over the latest gear, and watch “cloud chasers” compete to blow the most impressive vapor plumes. At conventions like VapeCon, they can stock up on free samples or take a selfie with a seductively dressed Miss VapeCon. For many, vaping isn’t just a habit, it’s a way of life.

So when Los Simpsons mocked industry claims that they didn’t market to kids a few years ago, many vapers weren’t amused. In the episode, Bart goes to the Kwik-E-Mart to buy e-cigs, and Apu tells him that while they’re legal for children in their state, “this is not kid stuff.” Then Apu asks, “Now would you like bubble gum flavor, strawberry shortcake, or watermelon dream?” A writer for Vaping360 complained that the show played to “common fears and misconceptions.”


Several types of products are now attracting new users through appealing flavors, aggressive marketing and social media engagement. Here are a few you should know about.

Cigarillos &ndash Small cigars that resemble traditional cigarettes but are often exempt from regulation that applies to cigarettes. They tend to be low cost and come in flavors. They are the tobacco product most used by black adolescents.

E-cigarettes &ndash Electronic devices containing a nicotine-based liquid that is vaporized and inhaled to mimic the experience of smoking cigarettes.

JUUL &ndash One of the most popular types of e-cigarette that became available in the U.S. in 2015. Because of its small size, appealing flavors, less harsh inhale sensation and minimal vapor clouds exhaled, usage by kids in schools has become a nationwide epidemic. There are now several similar products under different brand names.

Heat-not-burn products &ndash These devices generate an inhalable aerosol by heating tobacco at approximately 500°F rather than burning.

Hookah &ndash A tobacco pipe with a long, flexible tube that draws the smoke through water. Often used to smoke flavored tobacco in a social group setting or &ldquohookah bar.&rdquo

Smokeless tobacco &ndash Products such as chewing and dipping tobacco, dissolvable tobacco lozenges, snus, and snuff.

Escrito por el personal editorial de la American Heart Association y revisado por asesores de ciencia y medicina. Consulte nuestras políticas editoriales y nuestro personal.


PRESS RELEASE

WASHINGTON, D.C. – As fewer kids smoke traditional cigarettes, tobacco companies are enticing them with a booming market of sweet-flavored tobacco products, especially electronic cigarettes and cigars, according to a report issued today by five leading public health organizations.

The report warns that these candy- and fruit-flavored products are putting a new generation of kids at risk of nicotine addiction and the serious health harms that result from tobacco use. It calls on the U.S. Food and Drug Administration (FDA) to prohibit all flavored tobacco products and urges Congress to reject legislation that would weaken the FDA’s authority, especially over e-cigarettes and cigars.

While a 2009 federal law, the Family Smoking Prevention and Tobacco Control Act, prohibited candy- and fruit-flavored cigarettes, manufacturers in recent years have introduced a fast-growing assortment of flavored non-cigarette tobacco products. Studies show:

  • E-cigarettes are available in more than 7,700 flavors, with hundreds more added every month.
  • The number of unique cigar flavor names more than doubled from 2008 to 2015, from 108 to 250.
  • Sales of flavored cigars have increased by nearly 50 percent since 2008, and flavored cigars made up more than half (52.1 percent) of the U.S. cigar market in 2015.

The report, titled “The Flavor Trap: How Tobacco Companies Are Luring Kids with Candy-Flavored E-Cigarettes and Cigars,” was issued by the Campaign for Tobacco-Free Kids, American Academy of Pediatrics, American Cancer Society Cancer Action Network, American Heart Association and American Lung Association.

Sweet flavors make the products “seem like they belong in a candy store or ice cream parlor,” the report states. Flavor examples cited include gummy bear, cotton candy, peanut butter cup, cookies ‘n cream and pop rocks for e-cigarettes and chocolate, wild berry, watermelon, lemonade and cherry dynamite for cigars. One study found over 20 different types of unicorn-themed e-cigarette flavors, such as Unicorn Puke, often paired with cartoon imagery.

Flavors have helped fuel the popularity of these products among kids. Youth use of e-cigarettes soared from 2011 to 2015, surpassing use of regular cigarettes, and more high school boys now smoke cigars than cigarettes, surveys show. A government study found that 81 percent of kids who have ever used tobacco products started with a flavored product, including 81 percent who have ever tried e-cigarettes and 65 percent who have ever tried cigars. Youth also cite flavors as a major reason for their current use of non-cigarette tobacco products, with 81.5 percent of youth e-cigarette users and 73.8 percent of youth cigar users saying they used the products “because they come in flavors I like.” Research has found that flavored tobacco products are more likely to be used by youth and young adults than by older tobacco users.

“Tobacco products simply shouldn’t be sold in flavors that appeal to kids, let alone in thousands of flavors that make them seem fun and harmless,” said Matthew L. Myers, President of the Campaign for Tobacco-Free Kids. “When you see a gummy bear e-cigarette or a cherry dynamite cigar, there’s no doubt these products are aimed at kids. Our report makes abundantly clear why Congress must reject the proposals to weaken FDA oversight of products like e-cigarettes and cigars, including the flavored products that have flooded the market in recent years. Congress shouldn’t be helping tobacco companies market candy-flavored products to kids.”

In August 2016, the FDA implemented a new rule extending its jurisdiction to e-cigarettes, cigars and other previously unregulated tobacco products. Two bills before Congress would greatly weaken the FDA’s authority:

  • One bill would limit FDA oversight of e-cigarettes and cigars already on the market, including the many flavored products introduced in recent years, and exempt these products from a critical scientific review to determine their impact on public health, including their appeal to kids. This bill would make it much harder for the FDA to remove flavored products from the market and, by making the current products the industry standard, much easier for manufacturers to introduce new ones in the future.
  • A second bill would exempt what the tobacco industry calls “traditional large and premium cigars,” but defines such cigars so broadly that it could also exempt some cheap, machine-made, flavored cigars that are widely used by kids.

Instead of weakening the FDA’s authority, today’s report calls on the FDA to prohibit all flavored tobacco products, finding that “there is more than sufficient scientific evidence to support such a prohibition.”

While the U.S. has made tremendous progress in reducing youth cigarette smoking, current e-cigarette use among high school students increased from 1.5 percent in 2011 to 16 percent in 2015, according to the government’s National Youth Tobacco Survey, which has tracked youth e-cigarette use the longest of any survey. Another national survey, the 2016 Monitoring the Future survey, shows the first evidence of a decline in youth use of e-cigarettes, but e-cigarettes continue to be the most-used tobacco product among kids. Recent surveys have also shown that more high school boys now smoke cigars than cigarettes – 14 percent vs. 11.8 percent in the 2015 Youth Risk Behavior Survey.

“As pediatricians, we do everything in our power to ensure that all children have the opportunity to grow up healthy and free from addiction to tobacco and nicotine. Addressing the threat of tobacco, no matter the form it takes, is imperative to meet that goal,” said American Academy of Pediatrics President Fernando Stein, MD, FAAP. “Coming in flavors like cotton candy and gummy bear, it is no surprise that e-cigarettes and their highly-concentrated liquid nicotine refills have become popular among youth. The Academy will continue to urge Congress and the FDA to support and strengthen efforts that protect children from dangerous tobacco products.”

“Thousands of fruit- and candy-flavored e-cigarettes, cigars and other tobacco products continue to be dangerously attractive and popular among youth, “said Chris Hansen, president of the American Cancer Society Cancer Action Network. “Preserving the FDA’s authority to regulate all tobacco products is crucial to protecting the health and safety of the American people and preventing our kids from starting on a path to tobacco addiction.”

“As this new report reinforces, the tobacco industry is relentless in its pursuit to recruit the next generation of addicted users, and at an early age – exploiting new technology and appealing flavors to seal their deadly deal,” said Nancy Brown, CEO of the American Heart Association. “And young people are not the only ones being manipulated. Flavored tobacco attracts people of all ages, burdening users for a lifetime of health consequences like cardiovascular disease. Proposed legislation threatens to weaken public health protections for these newly deemed tobacco products, including flavored cigars, making it easier for manufacturers to continue targeting children and adults alike with tempting flavors. This is unconscionable. Congress must prioritize protecting Americans, especially children, from taking up this undeniably deadly habit. "

“As this report clearly demonstrates, alarmingly, kid-friendly flavors like gummy bear, cotton candy, chocolate and cherry dynamite are enticing our children to use tobacco products, including e-cigarettes and cigars, and setting them up for a lifetime of addiction to tobacco products,” said American Lung Association National President and CEO Harold P. Wimmer. “Congress needs to protect kids from these highly addictive and harmful products, not give the tobacco industry a sweetheart deal by allowing these products to be grandfathered in and bypass FDA review.”


Sample Conversations + Responses

If you’re struggling to find the words for how to address vaping with your kids, here are some of the most common conversation threads + sample responses:

Open the conversation with a question to gauge how much your child knows.

  • I read an article today about vaping. Do you know what vaping is?
  • My friend was telling me that her kid is getting awful peer pressure at school to vape. Have you ever felt pressured to vape?
  • My friend told me she found a vaping device, and it made me wonder: Do you know what an e-cigarette looks like?

Your child may then kick off what will be the heart of the conversation. Here are some possible responses:

If they tell you that they’re being pressured to vape:

  • Thank you for sharing that with me. Peer pressure is really, really hard.
  • You can try being firm: “No thanks, I’m good.” But I know that is sometimes easier said than done.
  • It helps if you’re not alone. So if you can find someone else in your group to take the stand with you, that would help.
  • It’s also okay to just get yourself out of there if you’re feeling pressured. Make up a reason you have to leave the conversation. And I will always be your excuse! Just text me the letter “X,” and then I can text that I need you to come home. It gives you an easy way to say, “Hey, gotta go. My parents just asked me to come home.”

If they say that they think vaping isn’t bad for you, challenge them with a few facts:

  • This isn’t just harmless water vapor. It’s an aerosol of nicotine, propylene glycol, solvents, chemical flavorings, and more. They’re not well-regulated, so we actually don’t even know everything that’s in them. Putting unknown chemicals and particles deep into your lungs is not safe or healthy.
  • E-cigarettes contain nicotine just like regular cigarettes, which is why they’re highly addictive.
  • One pod often contains as much nicotine as an entire pack of cigarettes – or more.
  • Nicotine harms your brain. It can affect your memory and concentration. And it trains your brain to be more easily addicted to other drugs.

If they point out that e-cigarettes seem harmless because they come in candy flavors:

  • That’s because the tobacco/e-cigarette companies are using flavors that appeal to kids so they’ll try them and get addicted.
  • Tobacco companies have been luring kids with all kinds of flavored products for decades. Flavors just make it easier to start.

If they say, “You smoke / smoked, why shouldn’t I?”

  • Hey, I’m not perfect, and I’ve made plenty of mistakes that I’m hoping you won’t make.
  • I should have never started smoking. Quitting was really hard, and I don’t want you to go through that. And I’m afraid of what kind of damage I’ve done to my body.
  • Quitting is really hard and I haven’t been able to do it. I don’t want you to have to go through that someday.


Ver el vídeo: Reportan nuevas muertes por el uso de cigarrillos electrónicos. Noticias Telemundo (Octubre 2021).